Invirtiendo de manera inteligente

Administrar su propia cartera de inversión conlleva varios retos. Estas diez preguntas le pueden ayudar a invertir de manera más inteligente.

Consulte las diez preguntas fundamentales que todo inversionista debería hacerse cada día:

¿Existe algún atajo para obtener rendimientos altos?

Los inversionistas novatos a menudo tienen expectativas poco realistas de los rendimientos que van a conseguir. Y aunque lo más probable es que no se haga usted rico de la noche a la mañana, puede ir acrecentando poco a poco el valor de sus inversiones si les da tiempo para que maduren.

¿Puedo anticiparme al mercado?

Es imprescindible contar con una estrategia de inversión clara que tome en cuenta sus objetivos financieros y más aún, que le dé tiempo para rendir frutos. Si por el contrario efectúa cambios constantes para intentar anticiparse al mercado, el resultado podría ser desastroso.

¿Cuánto riesgo debería asumir?

Tomar una decisión clara sobre cuánto riesgo está dispuesto a asumir - y ajustarse a ella - resulta crucial para asegurar que sus inversiones sean las idóneas. Si asume demasiado riesgo, el capital se podría erosionar rápidamente; si asume muy poco, su dinero no rendiría lo suficiente. ¿Qué tanto puede darse el lujo de perder? Cuando los mercados caen, es importante no sucumbir a las trampas que nos tiende nuestro propio sesgo.

¿Con qué frecuencia debo monitorear mi portafolio?

Si no supervisa su cartera y reacciona ante eventos importantes, su rendimiento potencial podría esfumarse. La estrategia preferida suele ser comprar y mantener, pero no por ello hay que mantenerse inactivos. Si elige sus inversiones y después ignora su portafolio por años, ¿cómo sabrá si este sigue alineado a sus necesidades? Los objetivos financieros no son estáticos, así que su cartera debe adaptarse a los cambios en sus necesidades.

¿Cómo detecto una buena oportunidad?

Resulta fácil dejarse seducir por las acciones de moda que parecen prometer rendimientos excepcionales. Por desgracia, una sobreexposición a activos volátiles o especulativos puede resultar perjudicial para los inversionistas. En UBS creemos que no existe un sustituto del análisis fundamental y de analizar a profundidad todas las inversiones potenciales.

¿Puedo apostar todo a una sola carta?

Invertir en los mercados que conoce y entiende puede hacerle sentir más cómodo. Pero no olvide la regla de oro al invertir: asegúrese de diversificar su cartera en distintos mercados, clases de activos y sectores. Los inversionistas experimentados se posicionan ante distintos escenarios que podrían mover el precio de los activos, como por ejemplo, un alza de tasas de interés. Salga de su terreno conocido y procure estar expuesto a diferentes activos para reducir las correlaciones en momentos de estrés en los mercados. Así, reducirá la probabilidad de que todas sus inversiones registren pérdidas si los mercados se corrigieran.

¿Dónde encuentro buen valor?

Las comisiones muy altas pueden afectar el rendimiento, así que asegúrese de obtener buen valor por su dinero. Esto no significa necesariamente inclinarse por el fondo de inversión, el administrador o incluso el gestor patrimonial más económico, sino asegurarse de que le ofrezcan un servicio o desempeño por el que valga la pena pagar.

¿Cuándo poner un alto a las pérdidas?

Puede resultar doloroso asumir la pérdida de una inversión que no resultó como lo anticipábamos. De hecho, los especialistas en finanzas conductuales creen que el dolor de perder es dos veces más intenso que la emoción de ganar. Aun así, a veces tiene más sentido cortar por lo sano antes de que las cosas empeoren. Piense que la perdida puede ser una lección valiosa y que conservar una inversión en números rojos puede dañar más su portafolio.

¿Debo seguir a los demás?

Al invertir, rara vez le irá bien si trata de replicar el comportamiento de la multitud. Los inversionistas exitosos suelen ir contra corriente, comprando activos cuando están baratos y manteniéndose firmes cuando éstos no son los favoritos del resto del mercado. No prestan atención al “ruido del mercado” y prefieren determinar objetivamente el valor del activo.

¿Debo seguir mis corazonadas?

Algunos inversionistas creen tener el don de predecir los movimientos del mercado. Invierten conforme a sus corazonadas e intuición en vez de seguir una estrategia claramente definida. Aunque pueden tener suerte de vez en cuando, guiarse por corazonadas seguramente no se traducirá en rendimientos sostenidos en el largo plazo.


Invierta para lograr sus objetivos

Nos gustaría conocerlo

Acérquese a nosotros para que le ayudemos a profundizar como invertir sabiamente.