Perspective inversion sustainable 2023

Nuestro nuevo informe ve el panorama de la inversión sostenible en 2023. Analizamos cómo los inversionistas enfocados en la sustentabilidad pueden sacar partido de nuestras ideas de inversión para 2023, al tiempo que mantienen sus inversiones para la próxima década.

Las preguntas clave de la inversión sostenible para 2023

Esperamos que el impulso normativo a escala mundial continúe en 2023

Preguntas clave para 2023

Al igual que las estrategias de inversión convencionales, las de inversión sustentable proporcionaron unos resultados relativamente débiles en 2022 debido a las alzas en las tasas de interés de los bancos centrales.

 

En nuestro escenario del caso base, la inflación alcanzará los objetivos del banco central a finales de 2023, lo que permitirá a los responsables políticos volver a centrarse en el crecimiento económico.

 

Esperamos que el impulso del capex siga siendo fuerte en eficiencia energética y en infraestructuras ecológicas, respaldado por las importantes inversiones de la Ley de Reducción de la Inflación en Estados Unidos y el programa RePowerEU en Europa.

 

Pasando a la regulación, las dos tendencias fundamentales que afectan de manera específica a la inversión sustentable son la regulación relacionada con la ASG y el compromiso político con la sustentabilidad.

 

Desde el Reglamento de Divulgación de Financiamiento Sustentable de la Unión Europea en Europa hasta los nuevos Lineamientos de Financiamiento Verde publicados por el regulador financiero de China, los requisitos de transparencia se están volviendo cada vez más estrictos en todo el mundo. Esperamos que los gobiernos sigan apoyando los objetivos de sustentabilidad, y que los responsables políticos adopten un enfoque diversificado, por ejemplo, combinando la ampliación de la capacidad de las energías renovables con el gas natural y la energía nuclear.

Pregunta 1

¿La actuación de los bancos centrales sobre los tipos influirá en la inversión en soluciones de sustentabilidad?

 

Las expectativas de tipos de interés más altos a medida que los bancos centrales de todo el mundo entraban en ciclos de subidas de tipos fueron un factor clave que contribuyó al débil rendimiento del mercado en 2022.

 

Las estrategias de inversión sustentable siguieron estrategias "convencionales" con una rentabilidad relativamente débil a lo largo del año, con algunas temáticas sustentables y estrategias ASG líderes más orientadas al crecimiento, en particular, con un rendimiento inferior al de los índices de referencia generales de renta variable. Sin embargo, el panorama no fue uniforme. Observamos una diferenciación, ya que algunas estrategias temáticas y la estrategia de mejora ASG superaron a sus índices de referencia.

 

Esperamos que a fines de 2023 la tasa de inflación interanual sea lo suficientemente cercana a los objetivos de los bancos centrales para que las autoridades vuelvan a enfocar su atención en el crecimiento económico. Existe un riesgo a la baja de que la inflación no vuelva a situarse en el objetivo.

 

El riesgo de un entorno de tipos elevados es que podría ahogar más la inversión empresarial en áreas que promueven los objetivos de sustentabilidad. A pesar de los obstáculos del mercado para una mayor inversión empresarial, creemos que la inversión en capital continuará en ámbitos clave como la eficiencia energética y las infraestructuras ecológicas, lo que beneficiará a segmentos del mercado expuestos a este gasto resiliente a largo plazo.

 

La Ley de Reducción de la Inflación en Estados Unidos y el programa RePowerEU en la Unión Europea siguen respaldando esta tesis, con una inversión de 369 000 millones de dólares y 300 000 millones de euros, respectivamente, que mantienen el impulso para ampliar las soluciones a los desafíos climáticos y la independencia energética. Entretanto, se siguen realizando inversiones clave en ámbitos más centrados en la sociedad, como la atención sanitaria y la seguridad alimentaria.

Pregunta 2

(Geo)política y regulación: ¿cómo podrían evolucionar las medidas reguladoras?

 

Estamos pendientes de cómo los acontecimientos geopolíticos pueden afectar a los mercados. Las principales problemáticas, como el desarrollo de la guerra entre Rusia y Ucrania, las tensiones entre China y Estados Unidos, la política económica en China, etc., tienen consecuencias en las carteras de inversión sustentable, como ocurre con las carteras convencionales.

 

En lo que respecta específicamente a la sustentabilidad, estamos observando dos conjuntos adicionales de acontecimientos en todo el mundo: la normativa relacionada con los criterios ASG y el compromiso político con la sustentabilidad.

 

2022 fue un año intenso en materia de regulación ASG, y es probable que en 2023 los reguladores presten más atención a la transparencia en materia de sustentabilidad tanto de las empresas como de los asesores de inversión. En particular, los requisitos de información del Reglamento de Divulgación de Finanzas Sostenibles de la Unión Europea entraron plenamente en vigor, la SEC de Estados Unidos publicó un proyecto de normas sobre la divulgación climática por parte de las empresas y el etiquetado de fondos, el Reino Unido publicó su propia propuesta de divulgación sustentable, Suiza introdujo más requisitos de transparencia relacionados con el clima para las inversiones, el regulador financiero de China introdujo directrices que especifican los requisitos relacionados con las finanzas verdes y los criterios ASG para el sector financiero y la Autoridad Monetaria de Singapur reforzó sus requisitos sobre la consideración de los riesgos ambientales en las decisiones de inversión.

 

Esperamos que el impulso normativo a escala mundial continúe en 2023. Es probable que algunas jurisdicciones aporten más claridad sobre las orientaciones existentes, avancen hacia la aprobación de propuestas y probablemente desarrollen requisitos más pormenorizados que afecten tanto a las empresas como a los inversionistas.

 

Es probable que la atención a los requisitos de divulgación de información empresarial también continúe el próximo año, a medida que más bolsas de valores hagan obligatoria la divulgación de información ASG.

 

Las recomendaciones como las del Grupo de Trabajo sobre Divulgación Financiera Relacionada con el Clima (TCFD, por sus siglas en inglés) avanzan hacia requisitos de transparencia obligatorios. Las proyecciones a largo plazo de los reguladores sobre la inversión y la información empresarial deberían ser positivas.

 

A corto plazo, sin embargo, esperamos que continúen las diferencias en lo que las distintas partes interesadas consideran "sustentable" en las distintas regiones. Por lo tanto, los inversionistas deben seguir siendo diligentes en su selección de inversiones. Recomendamos ir más allá de las etiquetas y evaluar si el proceso y los objetivos de una estrategia de inversión coinciden con las propias expectativas de los propietarios de activos con respecto a la sustentabilidad.

 

Más allá de la normativa explícita "ASG", esperamos que los Gobiernos continúen apoyando objetivos de sustentabilidad que van desde las cuestiones sociales hasta el clima y la biodiversidad. La reunión del clima COP27 de este año dio lugar a pocos avances, pero abrió la puerta a un deshielo de las relaciones entre Estados Unidos y China en lo que se refiere al clima, lo que puede ser positivo en el próximo año, ya que las dos mayores economías del mundo - y los mayores emisores de CO2 - siguen centrándose en la transición energética y la mitigación del cambio climático.

 

A corto plazo, es probable que los responsables políticos adopten un "enfoque de cartera" diversificando fuentes como el gas natural y la energía nuclear, y sigan invirtiendo para ampliar la capacidad de las energías renovables. La pandemia de COVID-19 también puso de relieve cuestiones como el acceso a los servicios sanitarios y la atención sanitaria de calidad en general, mientras que la guerra entre Rusia y Ucrania puso a prueba las cadenas de suministro de alimentos, incluso en Europa y Oriente Medio. En nuestra opinión, el apoyo político y el capital privado seguirán enfocándose en abordar estos desafíos.

Pregunta 3

¿Qué podría desviar la atención de los inversionistas y las empresas hacia la sustentabilidad?

 

Creemos que los inversionistas y las empresas seguirán centrándose en los temas sociales y ambientales, impulsados en gran medida por el comportamiento de los consumidores/electores y la acción reguladora. Esperamos que se siga invirtiendo en oportunidades relacionadas con las personas y el planeta, impulsadas por una tesis de rentabilidad financiera, independiente del interés por avanzar en los objetivos de sustentabilidad.

 

En 2023, realizaremos un seguimiento de los siguientes riesgos a corto plazo para la aceleración de los objetivos de sustentabilidad:

 

Centrarse en la confiabilidad energética ralentiza la transición hacia cero emisiones netas.

 

Creemos que el gasto corporativo y gubernamental continuará en áreas como la diversificación de las fuentes de energía, la eficiencia energética y la electrificación. Además, vemos surgir nuevas oportunidades en áreas transversales, como la inversión en la economía circular (por ejemplo, alternativas a los plásticos, modelos de reventa o gestión de residuos).

 

En un escenario de riesgo a la baja en el que el crecimiento no consiga volver a acelerarse y continúe la escasez de energía, la atención podría centrarse en satisfacer las necesidades energéticas a corto plazo, incluyendo un mayor uso de combustibles fósiles, entre ellos el carbón.

 

Centrarse constantemente en el clima limita la atención y el capital de los inversionistas en otros temas ambientales, sociales y de gobernanza. Las inversiones climáticas y asociadas han dominado los titulares y los compromisos de capital este año, y es probable que la reducción de emisiones y la resiliencia climática sigan siendo una prioridad el próximo año, lo que continuará atrayendo inversiones y estimulando la innovación.

 

Sin embargo, aunque se siga prestando atención a las oportunidades de descarbonización, también surgirán oportunidades en otras áreas. Es probable que las cuestiones sociales, desde la atención a las políticas de diversidad e inclusión hasta la inversión constante en áreas relacionadas con la atención sanitaria, se vean beneficiadas, en particular en la medida en que aporten ventajas de diversificación a las carteras. Es probable que también se siga prestando atención a la seguridad alimentaria y esperamos que las conversaciones se aceleren en temas como la conservación de la biodiversidad (aunque no consideramos que sea un área en la que los inversionistas privados puedan invertir directamente).

Invertir en 2023

Nuestra primera recomendación es agregar exposición a los valores defensivos, como los de asistencia sanitaria y consumo básico, y a los valores de valor, en especial la energía, el sector de renta variable con mejor desempeño en lo que va de año en octubre.

 

En renta fija, los bonos de alta calidad son nuestro principal refugio, ya que tienden a repuntar cuando el crecimiento económico se ralentiza y porque la subida de los tipos ha hecho más atractivos los puntos de entrada.

 

Nuestro tercer consejo es buscar estrategias de inversión alternativas no correlacionadas. En el capital de riesgo, la tecnología climática y las soluciones sanitarias revolucionarias se perfilan como formas eficaces de impulsar un impacto positivo, si bien los fondos de cobertura, que cada vez tienen más en cuenta los temas y riesgos de la sustentabilidad, están bien posicionados para 2023 y pueden captar oportunidades alfa a través de perspectivas tanto largas como shorts.

 

Descargue el informe completo para leer nuestras recomendaciones sobre cómo invertir de forma sostenible en 2023 y en la próxima década.

Explore más