A pesar de que recientemente se han publicado datos económicos alentadores, el contexto a corto plazo sigue caracterizándose por alta inflación, tasas de interés en aumento y desaceleración del crecimiento. Esperamos que la volatilidad del mercado continúe por lo que aplicamos criterios selectivos en nuestra asignación en renta variable.

Se vienen las inflexiones

La reapertura de la economía china se acelera, el crecimiento ha demostrado ser resiliente y algunas partes del mercado alcanzarán su punto de inflexión antes que otras.

Los mercados han comenzado el 2023 con el pie derecho ya que la inflación va en descenso, los datos económicos relativamente sólidos y el cambio en la política de China frente a la COVID-19 alimentan la esperanza de un «aterrizaje suave» de la economía mundial.

Ahora bien, la gran cuestión que se plantea es si acaso los últimos datos de actividad y la reapertura de China aportarán durabilidad al recorrido alcista en curso o si habrá más volatilidad e incertidumbre para el  futuro.

 

En nuestro informe Year Ahead, expresamos que 2023 sería un «Año de Inflexiones», y que el momento y la magnitud de los puntos de inflexión de la inflación, las tasas de interés y el crecimiento configurarían las perspectivas de los mercados.

 

En este informe, evaluamos el avance de los principales puntos de inflexión y las implicaciones para el posicionamiento. En síntesis, el contexto a corto plazo sigue estando caracterizado por inflación elevada, tasas de interés en aumento y desaceleración del crecimiento. Pero al mismo tiempo, los datos del mercado laboral y de la inflación de las últimas semanas han sido alentadores, y reconocemos que algunas partes del mercado registrarán puntos de inflexión antes que otras, lo que significa que la variación entre distintos mercados geográficos y sectores posiblemente será elevada. En consecuencia, creemos que la selectividad tendrá su recompensa y nuestro posicionamiento va en ese sentido.

 

Por ejemplo, creemos que la reapertura de China probablemente permita llegar más rápido al punto de inflexión del crecimiento mundial y sea favorable a las acciones y materias primas de mercados emergentes. Hemos añadido una recomendación para ambas clases de activos este mes. Los precios más bajos del gas deberían de reducir los riesgos de recesión en Europa y hemos elevado la calificación del euro, de activo menos recomendado a neutral. También hemos añadido una recomendación para bonos de mercados emergentes frente a los bonos de alta calidad, debido al enfriamiento de la inflación estadounidense y al giro de China en materia política.

 

Por el contrario, debido a la continua escasez de oferta en los mercados laborales de Estados Unidos, cabe esperar que la inflación siga preocupando a inversionistas y bancos centrales a pesar de las disminuciones recientes de los datos. Por otra parte, no creemos que las valoraciones de Estados Unidos descuenten plenamente la contracción de los beneficios que esperamos para este año.

 

Por ello, creemos que la relación riesgo-rentabilidad sigue siendo desfavorable para los índices bursátiles generales de Estados Unidos y seguimos ubicando a las acciones estadounidenses y al sector tecnológico entre los activos menos recomendados. Por lo demás, dentro de las acciones, continuamos inclinándonos por los sectores de salud, consumo básico y energía. En renta fija, preferimos los bonos de alta calidad, lo que incluye los de alta calificación y grado de inversión, frente al crédito de alta rentabilidad. Entre las divisas, hemos rebajado la calificación del franco suizo a neutral, calificamos al dólar australiano entre los activos más recomendados y mantenemos a la libra esterlina entre los menos recomendados.


Hable con nuestros expertos

Seleccione su país de residencia

Elija una opción

Explore más