Imagen de Mark Haefele

La inflación posiblemente disminuya desde los niveles actuales, pero se mantendrá por encima de los rangos anteriores a la pandemia. Inclinamos nuestra posición en acciones hacia áreas del mercado que pueden tener buenos resultados en un ámbito de inflación alta, tasas en aumento y volatilidad elevada.

¿Cómo invertimos? En este informe, descubra los principales escenarios e impacto en las clases de activos.

Aún no es momento de posicionarse para una recesión

Prevemos que el crecimiento se desacelerará en 2022 respecto del año pasado, pero no creemos que vaya a acabar en una recesión

Una traducción popular de la plegaria más conocida de San Agustín reza así: «Señor, hazme puro... pero todavía no». Estamos plenamente seguros de que habrá una recesión en algún momento en el futuro, pero no ahora.

En nuestro escenario de base, aún no es momento de posicionarse para una recesión. Más bien nos ocupa determinar de qué modo los inversores pueden aprovechar mejor las oportunidades que se presentan en un período de alta inflación, donde la evolución de los mercados responde al temor a una reacción exagerada de los bancos centrales.

La incertidumbre en materia económica y geopolítica que analizamos en mi última carta no da señales de estar disminuyendo. La guerra entre Rusia y Ucrania continúa, con un costo humano enorme y con indicios de una escalada, en tanto persisten las dificultades que enfrenta China a raíz de la COVID-19. Cuando los inversores miran más allá de estas preocupaciones, entonces surgen la inflación y el temor a una recesión inducida por la Reserva Federal.

La Fed ya ha dejado de creer que la inflación es un fenómeno pasajero y se ha comprometido a situarla más cerca del objetivo. Mientras avanza el período de presentación de resultados en EE.UU., vemos que los márgenes de beneficios se mantienen sólidos a pesar de la inflación.

El consumo sigue siendo robusto, se están creando nuevos empleos y creemos que el crecimiento se mantendrá por encima de la tendencia a pesar del informe reciente del PIB de EE.UU. En principio, Estados Unidos podría crear más de 200.000 empleos al mes hasta finales de 2023, manteniendo un ciclo virtuoso de crecimiento superior a la tendencia que excede nuestro horizonte de inversión táctica. Hemos vuelto a preguntarnos, «¿Puede la Fed hacer lo que dice que hará?», es decir, diseñar un aterrizaje suave en el que tanto la inflación como el crecimiento se aproximen a la tendencia sin caer en recesión.

Posicionar las carteras para una recesión implica decidir que la Fed no podrá ganar una partida en el que, en última instancia, controla casi todas las cartas y fija prácticamente todas las reglas. En otras palabras, conducir a la economía estadounidense hacia una recesión sigue siendo una alternativa que la Fed puede escoger, pero no una que quiera escoger. Nosotros, la Fed y el mercado reconocemos que el margen para maniobrar y evitar una recesión se ha reducido con el tiempo. Sin embargo, muchos inversores con los que hablamos deben preocuparse más por posicionarse para la inflación - un hecho claro y presente - que, para una recesión, la cual sigue siendo tan solo una posibilidad futura.

A estas alturas el año pasado, en nuestra carta de abril de 2021, «Cambio del relato», nos habíamos alejado de la afirmación «más bajo por más tiempo» que había favorecido a las acciones de crecimiento. Nos inclinamos por las acciones de valor y materias primas que podían tener mejores resultados en entornos de alta inflación. 

Recientemente, como la guerra en Ucrania y las alteraciones a la cadena de suministro han aumentado aún más el énfasis en la inflación, tomamos más medidas para hacer frente a un entorno inflacionista, y no de crecimiento, porque el riesgo de recesión ha aumentado. Ajustamos nuestras previsiones para el dólar y las materias primas, adoptamos criterios más selectivos en nuestras asignaciones a acciones e identificamos oportunidades en los mercados de crédito.

De cara al futuro, en nuestro horizonte de inversión táctica, creemos que la inflación posiblemente disminuya desde los niveles actuales, pero se mantendrá por encima de los rangos anteriores a la pandemia. Esto dará a la Fed mayor margen de maniobra y permitirá al mercado reducir sus expectativas de subidas de tasas. Prevemos que el crecimiento se desacelerará en 2022 respecto del año pasado, pero no creemos que vaya a acabar en una recesión. En un contexto de moderación del crecimiento y de la inflación, prevemos que las bolsas terminarán el año en niveles más altos que los actuales.

En un contexto de rentabilidades previstas más bajas y de elevada correlación entre los bonos y las acciones, los inversores deben asegurarse de que las carteras tengan una buena diversificación, con exposición a inversiones alternativas tales como hedge funds y mercados privados. Mantener una gestión de cartera activa es importante e inclinamos nuestra exposición hacia áreas del mercado que pueden tener buenos resultados en un contexto de inflación elevada, tasas de interés en aumento y alta volatilidad. Nos centramos en las siguientes áreas:

  • En PRIMER LUGAR, las materias primas son atractivas y una herramienta eficaz para cubrirse de los riesgos geopolíticos y de inflación.
  • En SEGUNDO LUGAR, inclinamos nuestra exposición en acciones hacia los segmentos de valor, energía y sectores más defensivos como el de salud.
  • En TERCER LUGAR, en renta fija, la subida de los rendimientos implica que están surgiendo áreas de valor. El mes pasado, quitamos los bonos con grado de inversión de la categoría «menos recomendados» y este mes hacemos lo mismo con los bonos de alta calidad (bonos del gobierno y de agencias, más bonos con calificación AA– o superior). Eliminamos nuestra preferencia por los préstamos sénior estadounidenses que han tenido buena rentabilidad durante el fuerte repunte de los rendimientos.

Mark Haefele
Global Chief Investment Officer

Únase a LatAm Access+

Conéctese a la comunidad LatAm Access+ para acceder a todo el contenido que ofrecemos. Disfrute de una experiencia exclusiva.


Explore más

Gestión del riesgo y posicionamiento de cara al futuro

Esperamos que la invasión de Ucrania dé comienzo a una nueva era de seguridad en el mundo.

Convertir los altos precios del petróleo en oportunidades

Explicamos cómo las empresas pueden intensificar sus planes de transición energética

Mercados emergentes: Nueva realidad económica y geopolítica

Se espera que los bancos centrales en general sigan ajustando sus políticas monetarias.