UBS Year Ahead 2021

Descubra cuál es nuestra perspectiva sobre los mercados para 2021 y la próxima década.


Bienvenidos al Year Ahead 2021.

En «Un año de renovación» veremos al mundo volver progresivamente a la normalidad, pese a la continua incertidumbre, pero también dirigirse rápidamente hacia un futuro transformado.

Si en 2020 la inversión giró en torno a lo grande, lo resiliente y lo estadounidense, pensamos que en 2021 la clave estará en lo cíclico, lo pequeño y lo global, a medida que los mercados y sectores más perjudicados por los confinamientos comiencen a reactivarse.

Al mismo tiempo, dado que la economía se dirige hacia el futuro a un ritmo acelerado, los inversores con la vista puesta en el largo plazo deberán incorporar exposición a las empresas disruptoras responsables de que nuestro mundo sea cada vez más digital y sostenible, particularmente en tecnología verde, tecnología financiera y tecnología sanitaria, y entre los beneficiarios de la
implementación del 5G.

Esperamos que este Year Ahead 2021 le ofrezca una perspectiva más amplia sobre qué implicaciones tienen para la inversión los rápidos cambios que se están produciendo en el mundo. Nos complacerá trabajar junto a usted para ayudarle a perfilar su cartera para el futuro.

Nuestra visión e ideas de inversión

La recuperación

Nuestra visión

Prevemos que la disponibilidad generalizada de una vacuna en la primera mitad de 2021 permitirá que la producción y los beneficios empresariales en todo el mundo vuelvan a los máximos previos a la pandemia antes de fin de año.

Ideas de inversión

  • Diversificar para el próximo tramo del recorrido alcista con exposición a acciones globales, valores cíclicos con potencial de recuperación y ganadores a largo plazo.
  • Reequilibrar las carteras y vender los valores estadounidenses de gran capitalización y del segmento de consumo básico global.

Tasas de interés

Nuestra visión

Prevemos pocas amenazas inflacionistas en 2021 y pensamos que las tasas de interés permanecerán bajas en el futuro próximo.

Ideas de inversión

  • Búsqueda de rendimientos en determinados bonos crossover, en deuda soberana de mercados emergentes denominada en USD y en bonos de alta rentabilidad de Asia. Entre los medios alternativos de ingresos figuran la venta de volatilidad y el uso de apalancamiento.
  • Diversificar fuera del efectivo y los bonos que ofrecen bajas rentabilidades.

Estados Unidos

Nuestra visión

Pensamos que el nuevo liderazgo político traerá aparejado un mayor estímulo fiscal y políticas más predecibles y que, por lo tanto, el rumbo del mercado se modificará.

Ideas de inversión

  • Los valores estadounidenses de mediana capitalización y los industriales deberían registrar unos beneficios más altos que las acciones de gran capitalización de EE.UU.
  • Posicionarse para un dólar más débil diversificando entre divisas del G10.

Invertir a largo plazo

Nuestra visión

Las rentabilidades futuras de los principales activos financieros probablemente sean menores que en los últimos años. Pero la perspectiva para la renta variable y otros activos reales es más favorable que para la deuda pública y el efectivo.

Ideas de inversión

  • Invertir en «el próximo gran tema», reasignando la actual exposición tecnológica al 5G, la tecnología financiera, la tecnología sanitaria y la tecnología verde.
  • Diversificar en private equity, cambiando hasta un 20% de la exposición a renta variable pública de la cartera por private equity.

Capítulo 1

Un año de renovación

El año 2020 trajo consigo cierres sin precedentes de la actividad económica, una fusión de las políticas monetaria y fiscal y unas elecciones que dieron lugar a un cambio de gobierno en Estados Unidos.

Capítulo 2

Preguntas clave

Prevemos que para finales de 2021 la producción económica mundial y los beneficios de las empresas volverán a los niveles previos a la pandemia, lo que permitirá que los mercados y sectores sensibles a la evolución económica tengan un rendimiento superior.

Capítulo 3

Opiniones de inversión

Prevemos que los mercados de renta variable subirán en 2021. En un Año de renovación también creemos que algunos de los valores que quedaron rezagados en 2020 se recuperarán

Capítulo 4

La Década de transformación

La pandemia global del coronavirus ha acelerado muchas de las tendencias que ya eran evidentes cuando entramos en esta Década de transformación.

Capítulo 5

Ideas de inversión

Pensamos que la próxima década recompensará a quienes inviertan en empresas que usen la tecnología para causar disrupción en otros sectores.

Capítulo 6

Revisión de 2020

En 2020, las decisiones adoptadas en una esfera política tuvieron consecuencias sin precedentes en otras.


El año 2020 trajo consigo cierres sin precedentes de la actividad económica, una fusión de las políticas monetaria y fiscal y unas elecciones que dieron lugar a un cambio de gobierno en Estados Unidos. El año 2021 será cuando comencemos a volver a las normas previas a la pandemia, a la vez que aceleramos la entrada en el futuro posterior a ella.

Pensamos que la aprobación y distribución de una vacuna contra el coronavirus para el segundo trimestre, las medidas de política fiscal y el estancamiento legislativo salido de las urnas en Estados Unidos posibilitarán que para el final del año los beneficios de las empresas de la mayoría de las regiones se hayan recuperado, para situarse en los niveles previos a la pandemia. Prevemos que los mercados y sectores más sensibles a la evolución económica, muchos de los cuales quedaron rezagados en 2020, despuntarán en 2021. Nuestras áreas preferidas incluyen los valores de pequeña y mediana capitalización, determinadas empresas financieras y de energía y los sectores industrial y de consumo cíclico.

Las bajas tasas de interés y el alto gasto público persistirán, en nuestra opinión, ya que los responsables de las políticas intentarán mitigar los efectos económicos de las medidas de control de la pandemia. A corto plazo, con la amenaza de una inflación reducida, pensamos que los inversores aún pueden encontrar rentabilidades reales positivas en bonos soberanos de mercados emergentes (ME) denominados en USD, deuda de alta rentabilidad asiática y determinados bonos crossover con calificaciones crediticias BBB y BB. A más largo plazo, la amenaza de que el gasto público vaya demasiado lejos, o no suficientemente lejos, significa que los inversores podrían tener que prepararse para mayores riesgos inflacionistas y desinflacionistas en las diversas regiones.

El año 2021 traerá una diferente combinación de dirigentes políticos en Estados Unidos y creemos que a ello le seguirá un nuevo liderazgo en los mercados. Prevemos que el estímulo fiscal y unas relaciones exteriores más predecibles apuntalarán a los valores cíclicos, incluidos los industriales y las empresas de mediana capitalización. Por otra parte, también pronosticamos que unos déficits más altos debilitarán al dólar.

En lugar de detenerlas, la pandemia del coronavirus ha acelerado la mayoría de las tendencias a largo plazo que ya estaban en curso. Divisamos un mundo más endeudado, más desigual y más local y que resultará en rentabilidades a largo plazo inferiores a la media en todas las clases de activos tradicionales. Pero creemos que los inversores sí tienen la oportunidad de obtener rendimientos más altos posicionándose para un futuro más digital en el 5G, la tecnología financiera y la tecnología sanitaria, y para uno más sostenible en la tecnología verde.

Análisis de escenarios

Opinión de inversión

Escenario pesimista

Una estrategia de cobertura diversificada, incluyendo el oro, estrategias de asignación dinámica, la duración larga y estructuras de opciones

Recuperación de la pandemia

Escenario optimista

Se cuenta con una vacuna muy eficaz y ampliamente disponible en el primer trimestre de 2021 en las grandes economías.

La actividad social se normaliza en el segundo trimestre de 2021.

El PIB de los países desarrollados retoma los niveles anteriores a la pandemia para fines de 2021.

Escenario central

Se cuenta con una vacuna eficaz y ampliamente disponible en el segundo trimestre de 2021 en las grandes economías.

Se repiten olas de COVID-19 en el primer semestre, pero las restricciones a corto plazo y un temor público limitado permiten que la actividad social se normalice, junto con el lanzamiento de una vacuna para el 3T de 2021.

El PIB de los países desarrollados vuelve a los niveles anteriores a la pandemia en 2022.

Escenario pesimista

Se retrasa la disponibilidad de una vacuna o bien esta posee una eficacia menor de lo que se pensó inicialmente.

Aumenta el temor a la COVID-19 por parte de la población y vuelven a imponerse restricciones a la actividad comercial durante todo 2021, de modo que la actividad social no vuelve a la normalidad hasta finales de año.

El PIB de los países desarrollados vuelve a los niveles anteriores a la pandemia en 2023.

Política económica

Escenario optimista

La política de los bancos centrales sigue siendo expansiva, aunque con un sesgo hacia el endurecimiento más avanzado el año.

Unas tasas reales de interés más bajas y un dólar débil impulsan el crecimiento mundial.

Escenario central

Los bancos centrales mantienen una política expansiva.

Las tasas de interés se mantienen estables en niveles bajos.

Escenario pesimista

Aumenta el apoyo en materia de política monetaria para compensar los efectos del crecimiento débil, pero puede retirarse si la inflación aumenta de imprevisto.

Las tasas de interés reales aumentan inicialmente, pero después disminuyen.

Situación geopolítica

Escenario optimista

El gobierno estadounidense logra un acuerdo fiscal mayor de lo previsto, próximo a los 2 billones de USD.

La administración Biden comienza a eliminar parcialmente los aranceles vigentes a las exportaciones de China y ello apuntala el crecimiento mundial.

Escenario central

The El gobierno estadounidense cierra un acuerdo fiscal por 500.000 millones de USD–1.000.000 millones de USD y no aumenta las tasas de los impuestos.

Las relaciones entre Estados Unidos y China siguen siendo un problema a largo plazo, pero la política exterior del presidente electo, Joe Biden, es más previsible que la de su antecesor.

Escenario pesimista

Las impugnaciones legales constantes del resultado de las elecciones de EE.UU. o los desacuerdos políticos partidarios originan incertidumbre acerca de la política fiscal.

Las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China se reavivan y la nueva administración de EE.UU. no logra atemperar la rivalidad geoestratégica fundamental entre EE.UU. y China.

Previsiones

Precios objetivos para las clases de activos para junio de 2021

Precios objetivos para las clases de activos para junio de 2021

Escenario optimista

Escenario optimista

Escenario central

Escenario central

Escenario pesimista

Escenario pesimista

Precios objetivos para las clases de activos para junio de 2021

S&P 500 (actual: 3.532)

Escenario optimista

4,000

Escenario central

3,800

Escenario pesimista

2,900

Precios objetivos para las clases de activos para junio de 2021

Euro Stoxx 50 (actual: 3.443)

Escenario optimista

3,900

Escenario central

3,600

Escenario pesimista

2,800

Precios objetivos para las clases de activos para junio de 2021

MSCI EM (actual: 1.192)

Escenario optimista

1,390

Escenario central

1,280

Escenario pesimista

900

Precios objetivos para las clases de activos para junio de 2021

SMI (actual: 10.361)

Escenario optimista

11,500

Escenario central

11,000

Escenario pesimista

8,800

Precios objetivos para las clases de activos para junio de 2021

Diferencial de GI en USD (actual: 82 p.b.)

Escenario optimista

60 p.b

Escenario central

80 p.b

Escenario pesimista

200 p.b

Precios objetivos para las clases de activos para junio de 2021

Diferencial de alta rentabilidad en USD (actual: 422 p.b.)

Escenario optimista

350 p.b

Escenario central

400 p.b

Escenario pesimista

700 p.b

Precios objetivos para las clases de activos para junio de 2021

Diferencial EMBIG (actual: 375 p.b.)

Escenario optimista

280 p.b

Escenario central

340 p.b

Escenario pesimista

550 p.b

Precios objetivos para las clases de activos para junio de 2021

EUR/USD (actual: 1,18)

Escenario optimista

1.25

Escenario central

1.22

Escenario pesimista

1.12

Precios objetivos para las clases de activos para junio de 2021

Oro (actual: 1.875 USD/onza)

Escenario optimista

USD 1,600–1,700/oz

Escenario central

USD 1,950/oz

Escenario pesimista

USD 2,200–2,300/oz


Pregunta 1

¿Con cuánta rapidez se recuperará el mundo?

Prevemos que para finales de 2021 la producción económica mundial y los beneficios de las empresas volverán a los niveles previos a la pandemia, lo que permitirá que los mercados y sectores sensibles a la evolución económica tengan un rendimiento superior. Pero la aceleración de los cambios que se producirá significa que también es importante mantener la exposición al crecimiento estructural.

Se estima que 2020 estará entre los peores años para la economía mundial en más de 70 años. Creemos que China será la única gran economía que registrará crecimiento, que la actividad en EE.UU. acabará reduciéndose aproximadamente un 4% y que los mercados desarrollados en su conjunto y los mercados emergentes sin China se contraerán un 5%-6%.

48% de los inversores son muy o algo optimistas sobre las perspectivas de la economía mundial en los próximos 12 meses, pero esa cifra se eleva al 66% en una proyección a cinco años.

Fuente: Encuesta de UBS sobre la Confianza de los Inversores 3T 2020

But we expect 2021 to be a Year of Renewal. Economic activity in China has already largely normalized. And following encouraging early vaccine efficacy data, we remain confident that vaccines will be widely available by the second quarter of 2021. This should help put Europe and the US on the path to a sustained recovery.

If we are right, we expect corporate earnings to rebound quickly. We think developed market earnings will roughly match 2019 levels in 2021. Meanwhile, we anticipate emerging market companies will earn around 15% more in 2021 than in 2019, powered by robust earnings growth in Asia.

En 2021 los beneficios deberían volver a los niveles anteriores a la crisis

Estimación de CIO de los beneficios, base reformulada a 2019 = 100

Beneficios, reformulados

Beneficios, reformulados

2019

2019

2020

2020

2021

2021

2022

2022

Rentabilidad de los precios de las acciones en el año hasta la fecha

Rentabilidad de los precios de las acciones en el año hasta la fecha

Beneficios, reformulados

EE.UU.

2019

100

2020

84.5

2021

103.3

2022

120.5

Rentabilidad de los precios de las acciones en el año hasta la fecha

9.7%

Beneficios, reformulados

Asia sin Japón

2019

100

2020

98.7

2021

118.3

2022

137.3

Rentabilidad de los precios de las acciones en el año hasta la fecha

9.9%

Beneficios, reformulados

Zona euro

2019

100

2020

58.4

2021

85.7

2022

102.1

Rentabilidad de los precios de las acciones en el año hasta la fecha

-6.8%

Beneficios, reformulados

Reino Unido

2019

100

2020

55.0

2021

75.9

2022

89.9

Rentabilidad de los precios de las acciones en el año hasta la fecha

-16.5%

Beneficios, reformulados

Suiza

2019

100

2020

91.0

2021

101.9

2022

112.5

Rentabilidad de los precios de las acciones en el año hasta la fecha

-2.4%

Beneficios, reformulados

Mercados emergentes

2019

100

2020

93.4

2021

114.5

2022

132.7

Rentabilidad de los precios de las acciones en el año hasta la fecha

5.9%

Beneficios, reformulados

Mercados desarrollados

2019

100

2020

83.2

2021

103.8

2022

119.8

Rentabilidad de los precios de las acciones en el año hasta la fecha

6.3%

Beneficios, reformulados

Global

2019

100

2020

84.4

2021

105.2

2022

121.9

Rentabilidad de los precios de las acciones en el año hasta la fecha

6.3%

La reactivación del crecimiento de los beneficios económicos y empresariales también debería significar una rentabilidad superior renovada de las empresas y mercados cíclicos que tuvieron un rendimiento inferior en 2020. Vemos una oportunidad particular de recuperación en los valores de pequeña y mediana capitalización, en determinados cíclicos, en especial en los sectores industrial y de consumo cíclico y en mercados fuera de EE.UU.

¿En qué será diferente el mundo después de la recuperación?

La pandemia ha hecho que nuestro mundo sea más digital y más local y no todas las empresas y personas podrán adaptarse. Con lo cual, si bien pensamos que a corto plazo los inversores pueden beneficiarse al invertir en compañías expuestas a una recuperación cíclica, deberán hacerlo de la mano de la exposición a los disruptores que impulsarán la transformación tecnológica en la próxima década, como el 5G, la tecnología financiera, la tecnología sanitaria y la tecnología verde.

Ideas de inversión relacionadas

Pregunta 2

¿Hacia dónde se dirige la política económica?

Para 2021, prevemos que las tasas de interés se mantendrán bajas y el gasto fiscal alto. Creemos que esta combinación resultará favorable para la renta variable y el crédito y que contribuirá a un dólar estadounidense más débil.

El año 2020 trajo una fusión sin precedentes de la política fiscal y monetaria: para financiar los paquetes de asistencia social, los gobiernos registraron un déficit total de más del 11% del PIB mundial en 2020, mientras que los cinco principales bancos centrales del mundo imprimieron un total de 5 billones de USD.

En 2021, pensamos que los gobiernos en general seguirán «cerrando la brecha» hasta que una vacuna permita el retorno al normal funcionamiento de la economía. También esperamos que los bancos centrales mantengan bajas las tasas de interés para apoyar el crecimiento y la inflación.

Los bancos centrales imprimieron 5 billones de USD en 2020

Total balances de bancos centrales: Fed, BoJ, BoE, BCE, BNS

Fuente: Fed, BoJ, BoE, BCE, BNS, UBS, a 20 de octubre de 2020

Pero el camino a largo plazo es menos prede-cible.

Una posibilidad es que los gobiernos recapaci-ten ante el riesgo de una mayor deuda e infla-ción y que recorten los programas de gasto fiscal excesivamente o demasiado rápido. Es improbable que la política monetaria por sí sola baste para sostener la recuperación eco-nómica, por lo que este resultado posible-mente significaría un largo período de desin-flación y bajo crecimiento.

Solo un 38% de los inversores encuestados están
preocupados por el impacto de la inflación en el cum-plimiento de sus metas u objetivos financieros.

Fuente: Encuesta de UBS sobre la Confianza de los Inversores 3T 2020

Una posibilidad más factible es que los gobiernos se muestren reticentes a implantar políticas de austeridad, ya que hasta ahora han tenido déficits mucho más abultados sin sufrir una inflación más alta o mayores costes de endeudamiento. En este contexto, los gobiernos siguen teniendo grandes déficits y la política monetaria expansiva persiste, incluso si la inflación aumenta moderada-mente.

Si bien es improbable que ninguno de los dos escenarios se materialice en 2021, sí podrían empezar a determinar una estrategia a más largo plazo de los inversores y, por lo tanto, comenzar a influir en los precios de los acti-vos. Para prepararse para un escenario de mayor inflación y tasas de interés reales negativas, recomendamos a los inversores que bus-quen un crecimiento estructural a largo plazo, tanto en los mercados públicos como en los privados. Para prepa-rarse para una desinflación y tasas bajas o negativas, los inversores deben asegurar el rendimiento disponible

La ratio de deuda pública / PIB subió 20 puntos básicos en 2020

Ratio media de deuda pública / PIB de economías avanzadas, en %

Fuente: FMI, UBS, a 21 de octubre de 2020

Ideas de inversión relacionadas

  • Búsqueda de rendimientos en bonos soberanos de ME denominados en USD, deuda de alta rentabilidad asiática y bonos «crossover».
  • Diversificar en mercados privados o invertir en áreas que podrían ser «el próximo gran tema» podría ayudar a mejorar el potencial de crecimiento a largo plazo de la cartera.

Pregunta 3

¿Qué va a pasar con Estados Unidos?

Prevemos que el estímulo fiscal y la distribución de una vacuna impulsarán la recuperación económica y un rendimiento superior de los valores de mediana capitalización y determinados sectores cíclicos, en relación con los valores de gran capitalización. En nuestra opinión, el dólar estadounidense se depreciará.

En el momento de redactarse este informe, parecía probable que hubiera un gobierno dividido, con un presidente y una Cámara de Representantes demócratas y un Senado con mayoría republicana. Esto probablemente signifique un paquete de estímulo fiscal más pequeño de lo esperado, pero aun así considerable. El estancamiento político también podría tener algunos efectos positivos. El control republicano del Senado haría improbable un aumento significativo de los impuestos a las empresas o a las personas físicas en los próximos años. También reduciría la probabilidad de que se regulara más estrictamente la atención sanitaria o las empresas de combustibles fósiles. En términos más generales, un gobierno dividido recorta las posibilidades de que se produzcan cambios significativos en las políticas, lo que merma el potencial de que se genere volatilidad de origen político en el mercado.

Identificamos tres efectos clave:

Más del 50% de los inversores prevén efectuar cambios en sus carteras a raíz de los resultados de las elecciones en EE.UU.

Fuente: UBS Investor Watch Pulse, a 29 de octubre de 2020

1. Estímulo para impulsar los valores de mediana capitalización

Creemos que la nueva administración estará en condiciones de promulgar otro paquete de ayuda contra el coronavirus por un valor de entre 500.000 millones y 1 billón de USD —o aproximadamente el 2,5%-5% del PIB—, lo que debería ser un buen augurio para el gasto de los consumidores y la confianza de las empresas y ayudaría a impulsar un cambio en el liderazgo del mercado en favor de los valores de mediana capitalización frente a los de gran capitalización. Los beneficios de las empresas de mediana capitalización están más vinculados a la recuperación económica y en 2021 prevemos que crecerán a un ritmo dos veces mayor que los beneficios de los valores de gran capitalización.

2. Un mayor déficit debilitará al dólar estadounidense

Prevemos que el mayor gasto fiscal se financiará con un déficit creciente, en lugar de con impuestos adicionales. Aunque el gasto puede financiarse en gran medida con el ahorro interno privado a corto plazo, a medida que la economía comience a recuperarse en 2021, prevemos que el sector privado aumentará el gasto, ampliando el déficit en cuenta corriente y precisando un dólar más débil para atraer financiación externa.

3. Surgirá una rivalidad más previsible con China

Creemos que la administración Biden renovará el enfoque de Estados Unidos hacia las relaciones exteriores, una táctica que debería mejorar las relaciones con Europa en particular. Si bien la rivalidad geoestratégica fundamental entre EE.UU. y China no cambiará, pensamos que es menos probable que la nueva administración utilice los aranceles como herramienta de política exterior. La menor tensión comercial debería apuntalar la recuperación económica, lo cual refuerza nuestra preferencia por los valores cíclicos, como los industriales.

El crecimiento de los beneficios de los valores cíclicos debería ser mayor que el de los sectores defensivos y de tecnología

Consenso sobre el crecimiento de los beneficios por acción en 2021, en % 

Fuente: FactSet, UBS, a 12 de octubre de 2020

¿Cuáles son las perspectivas para las empresas tecnológicas de EE.UU.?

Tras un repunte de más del 50% en 2020, las cinco principales empresas tecnológicas de Estados Unidos representan ahora por sí solas alrededor de un octavo del índice de renta variable MSCI AC World, más que China, el Reino Unido y Suiza juntos. Prevemos que el sector tecnológico continuará beneficiándose del fuerte crecimiento estructural de la publici-dad digital, el comercio electrónico, la informá-tica en la nube y la implementación del 5G.

Sin embargo, las valoraciones han aumentado y creemos que los beneficios de otros segmentos del mercado tendrán un mayor crecimiento en 2021 a medida que repunten desde unos nive-les que son bajos. También es preciso monitorizar las investigaciones antimonopolio, aunque un gobierno dividido reduciría la probabilidad de nuevas regulaciones y, de todas maneras, es de suponer que los procedimientos judiciales tardarán años en llegar a una resolución.

¿Cómo debo diseñar mi asignación por países?

El mercado de valores estadounidense representa actualmente el 58% del índice de renta variable MSCI AC World, frente al 51% de hace cinco años. A pesar de que el mercado de EE.UU. ha rendido más que las acciones mundiales en 10 de los últimos 11 años, la rentabilidad superior no dura para siempre.

Para los inversores radicados en EE.UU., el sesgo local es otro factor importante. Si el mercado de valores de EE.UU. tiene una mala evolución, esto puede coincidir con otros problemas financieros, como un mayor desempleo, subidas salariales más reducidas o una menor revalorización del precio de la vivienda. La asignación a renta variable debería tener en cuenta estos otrosactivos y pasivos futuros. Invertir a nivel mundial puede ayudar a diversificar las car-teras y proteger a los inversores contra los riesgos inherentes a esas correlaciones.

Como se describe en la página 24, preve-mos que EE.UU. comenzará a tener una rentabilidad relativa inferior a la de las acciones sin EE.UU. en algún momento de 2021 y, como mostramos en la página 37, a largo plazo. En general, no recomenda-mos que los inversores destinen más del 58% de su asignación de renta variable a acciones estadounidenses en sus carteras de mercados públicos y también les acon-sejaríamos colocar más capital en otras regiones en sus asignaciones a private equity.

Ideas de inversión relacionadas

(Updated version in English here

(Updated version in English here)

Year Ahead 2021

Diversificar para el siguiente tramo del recorrido alcista

Prevemos que los mercados de renta variable subirán en 2021. En un Año de renovación también creemos que algunos de los valores que quedaron rezagados en 2020 se recuperarán. Los inversores han de pensar de forma global, buscar el potencial de recuperación e identificar ganadores a largo plazo.

Year Ahead 2021

Búsqueda de rendimientos

Prevemos que las tasas de interés del efectivo y las rentabilidades de los bonos se mantendrán muy bajos en el futuro próximo. La renovada búsqueda de rendimientos significa que los inversores han de examinar el papel del efectivo y los bonos en las carteras y plantearse ser más activos, incrementando la exposición a mercados emergentes y Asia o encontrando medios alternativos de obtener ingresos.

Year Ahead 2021

Posicionarse para un dólar más débil

Prevemos que el dólar se debilitará en 2021 debido a la recuperación de la economía global y una reducción del diferencial de tasas de interés. A fin de posicionarse para esto, pensamos que los inversores deberían diversificar en divisas del G10 o en determinadas divisas de mercados emergentes y en el oro.

Contáctenos hoy

¿Preparado/a para iniciar una conversación? Esperamos hablar con usted pronto.


La pandemia global del coronavirus ha acelerado muchas de las tendencias que ya eran evidentes cuando entramos en esta Década de transformación. Pensamos que el mundo posterior a la crisis será uno más endeudado, más desigual y más local, pero también más digital y más sostenible.

Prevemos que para final de 2021 las ratios de deuda­PIB de las economías avanzadas serán 20 puntos porcentuales más altas que al cierre de 2019. Y, dado el envejecimiento de la población, una inclinación mínima de la socie-dad a la austeridad fiscal y unos bajos costes de devolución de la deuda, estimamos que el gasto público se mantendrá elevado según los estándares históricos. El exceso de ahorro debería posibilitar una financiación relativamente cómoda de la deuda a corto plazo. Pero a medio plazo pen-samos que la financiación de la deuda reque-rirá cierta combinación de mayores impuestos y regulación para alentar una mayor inversión institucional en deuda pública o una inflación moderadamente más alta subrayando la importancia de poseer activos «reales» como las acciones

Los niveles de deuda posteriores a la COVID­19 previsiblemente aumentarán

Deuda federal de EE.UU. en manos del público, de 2000 a 2050, en % del PIB

Fuente: O˜cina de Presupuestos del Congreso de EE.UU. (CBO), UBS, a 30 de septiembre de 2020

La pandemia ha tenido un efecto negativo en el empleo de trabajadores poco cualificados, mientras que la naturaleza del trabajo intelec-tual, que en gran medida puede realizarse desde casa, y la buena evolución de los merca-dos financieros han favorecido a las personas de ingresos altos y patrimonios altos. En el futuro, la disrupción tecnológica podría ampliar aún más la brecha de la riqueza. Aún está por ver si la desigualdad de la riqueza alcanza sus límites políticos en los próximos años, aunque deberíamos esperar ver más líderes políticos postulándose en plataformas que incluyan algún elemento de redistribución de la riqueza. Las resultantes variaciones regionales potencia-les en política económica hacen que la diversifi-cación global sea particularmente importante.

Los trabajadores con sueldos más altos tienen más probabilidades de trabajar desde sus hogares

% de encuestados en EE.UU. que teletrabajaron o se quedaron en casa y no pudieron trabajar

Fuente: Muestra de 8.572 adultos seleccionados al azar del panel de GALLUP, entrevistados por teléfono del 16 al 22 de marzo de 2020

Las consideraciones políticas en un mundo cada vez más multipolar, las preocupaciones por la seguridad a la luz de la pandemia, el desplazamiento de las preferencias de los con-sumidores hacia la sostenibilidad y la produc-ción localizada que posibilitan las nuevas tec-nologías están contribuyendo a que el mundo esté volviéndose más local. El efecto agregado en el crecimiento y la inflación no está claro. Pero se puede esperar que estos factores favorezcan a las empresas expuestas a la automatización y la robótica, a las compañías que ya están incorporando la sostenibilidad a sus cadenas de suministro y a las empresas ubicadas en la región de ASEAN e India que podrían beneficiarse de la diversificación de las cadenas de suministro fuera de China.

La pandemia ha impulsado más conversaciones corporativas sobre localización

Número de menciones de palabras clave relacionadas con la diversificación de la cadena de suministro en transcripciones

Fuente: UBS Evidence Lab, a 12 de octubre de 2020

La pandemia de la COVID­19 ha acelerado mucho la adopción digital y ha alterado las nor-mas establecidas. Esto podría transformar diver-sas industrias (ver página 42) y, junto con el impacto que está teniendo la cuarta revolución industrial, podría impulsar la productividad a medio plazo. La crisis también podría tener el efecto de reducir las tasas de interés reales por-que el uso más eficiente del capital y un cambio de los tangibles a los intangibles merman la demanda de capital de inversión. En la otra cara de la moneda, un mundo más digital también dará lugar a una cantidad razonable de perde-dores. Vemos riesgos particulares para las ven-tas minoristas físicas y la energía tradicional en el curso de la próxima década.

68% de los propietarios de empresas dicen que prevén que la digitalización tendrá un efecto positivo en sus negocios. El 61% señalan que esperan que la sostenibilidad tenga un efecto positivo.

Fuente: Encuesta de UBS sobre la Confianza de los Inversores 3T 2020

La demanda de carbono sigue aumentando, pero en 2020 la Unión Europea y Japón se comprometieron a ser neutrales en emisiones de carbono para 2050 y China prometió hacer lo mismo para 2060. Unas regulaciones medioambientales más estrictas podrían signi-ficar costes más altos para algunas empresas. Pero las compañías que estén bien posiciona-das para la transición, como las que suminis-tran soluciones de tecnología verde, se benefi-ciarán de un mundo más sostenible.

El objetivo de la UE es neutralidad climática para 2050 

Fuente: Revisión estadística de la energía mundial de BP, UBS, a octubre de 2020

Invertir en la próxima década

En la próxima década, los inversores probablemente tendrán que asumir más riesgo para lograr las mismas rentabilidades que en la década pasada. El efectivo y los bonos más seguros posiblemente arrojen rendimientos reales negativos en el futuro próximo, mientras que el crédito y la renta variable siguen ofreciendo primas de riesgo atractivas, en nuestra opinión. También consideramos que los mercados privados y los activos sostenibles son valiosos en un contexto de carteras.

Previsiones para las clases de activos

Unos altos niveles de deuda gubernamental, el llamamiento de la sociedad para que se aumente el gasto público y una menor demanda de capital en un mundo digital sig-nifican que las tasas de interés reales proba-blemente permanezcan en niveles muy bajos en el futuro próximo, en nuestra opinión. Asi-mismo, el cambio hacia unos marcos de obje-tivos de inflación media indica que los bancos centrales tolerarán niveles de inflación mode-radamente más altos. En consecuencia, pen-samos que el efectivo y los bonos de alta calidad arrojarán una rentabilidad real negativa a largo plazo. De media, prevemos unos rendi-mientos nominales anuales del 2,2% para los bonos de alta calidad en USD y rentabilidades totales solo ligeramente positivas para los bonos en EUR y CHF a lo largo de los próxi-mos 15 años. Unos rendimientos potenciales tan bajos, así como la menor capacidad de los bonos de alta calidad de ofrecer rentabilida-des positivas notables durante las caídas bur-sátiles, sugieren que los inversores deberían estar atentos al crédito y las inversiones alter-nativas.

Las rentabilidades totales del crédito proba-blemente sean inferiores a las de la década previa. Pero dado que muchos bancos centra-les han añadido la renta fija privada a sus lis-tas de compras y a la luz de los muy bajos rendimientos de la deuda pública, pensamos que el crédito debería seguir jugando un papel importante en las carteras. Anticipamos que tanto las tasas de impagos como los dife-renciales bajarán a niveles inferiores a los de las medias de antaño como resultado de las reducidas rentabilidades en todo el mundo. Prevemos rendimientos anuales del 4,9% tanto en la deuda estadounidense de alta ren-tabilidad como en los bonos soberanos de mercados emergentes denominados en USD y pronosticamos que el crédito estadounidense con grado de inversión rendirá un 2,7%.

No obstante el repunte previsto desde los nive-les de la crisis del coronavirus, prevemos un crecimiento económico deslucido a largo plazo en los mercados desarrollados debido al enve-jecimiento de la población y a los altos niveles de deuda. Los márgenes netos de las empresas también afrontan presiones a causa de la posi-bilidad de una mayor fiscalidad y unos salarios mínimos más altos, consideraciones políticas y de seguridad y regulaciones medioambientales más estrictas. Dicho esto, pensamos que los múltiplos deberían estar bien apuntalados por unas tasas de interés bajas y destacamos que las primas de riesgo son superiores a las nor-mas históricas. El mayor uso de la tecnología y los cambios de las prácticas laborales estableci-das impulsados por la pandemia también podrían desembocar en una mayor productivi-dad de los trabajadores. En conjunto, prevemos que las rentabilidades nominales se situarán en una media del 5%–8% anual en los mercados desarrollados (en USD), en comparación con el 9% a lo largo de los últimos 15 años. A nivel regional, pensamos que la perspectiva a largo plazo es más prometedora para las acciones de los mercados emergentes, que esperamos ofrez-can una rentabilidad anual media del 9,4% (frente al 4% registrado en los últimos 15 años), gracias a unas valoraciones iniciales más bajas, a un perfil demográfico general más favorable y a un mayor potencial de ganancias de productividad. Los inversores que busquen rentabilidades más altas también pueden considerar temas específicos que pen-samos tienen mayor potencial de crecimiento

Ante las rentabilidades más bajas de las accio-nes de los mercados emergentes y dado el mayor coste de oportunidad de usar bonos para estabilizar las carteras, los inversores ten-drán que buscar fuentes alternativas de renta-bilidad y diversificación, como los mercados privados y los hedge funds. Los mercados pri-vados requieren compromisos de capital a largo plazo, pero prevemos rentabilidades de más de un 10% al año en private equity, alre-dedor de 3 puntos porcentuales más que la renta variable pública, y de un 8% al año en la deuda privada. Para consultar más informa-ción sobre este tema, vea la página 54. Por otra parte, estimamos que a largo plazo los fondos de hedge funds en conjunto rendirán aproximadamente un 3,6% (en USD) al año. Pensamos que es posible que ciertos gestores del espacio temático y de selección de renta variable obtengan rentabilidades más altas debido a los cambios estructurales que ha puesto en marcha la pandemia.

En la actualidad, los precios están bajos por causas cíclicas y los precios de la energía en particular tienen amplio margen para recupe-rarse tras la pandemia. Pensamos que en los próximos 15 años los índices generales de materias primas rendirán alrededor de un 5% en tasa anualizada, impulsados por las fuertes rentabilidades previstas en la energía. Preve-mos que el oro rendirá un 2%–3% al año.

Prevemos que el dólar se debilitará en los próximos años, así que es importante revisar la exposición a esta divisa e implementar coberturas si fuera necesario (ver página 30 para obtener orientación). Por otra parte, pensamos que las divisas de mercados emer-gentes en general, así como el yen y la libra esterlina, ofrecen el mayor potencial de reva-lorización a largo plazo. Los inversores inter-nacionales que tienen activos en estos merca-dos deberían mantener la exposición en divisas para beneficiarse de esta subida pre-vista, en nuestra opinión.

En un entorno de tasas de interés bajas, los activos inmobiliarios siguen siendo una inver-sión atractiva para la generación de ingresos, en nuestra opinión, particularmente cuando se comparan con el efectivo o la deuda pública. Las características de protección frente a la inflación de los activos inmobilia-rios pueden resultar beneficiosas en un mundo más endeudado. Si bien no pensamos que las viviendas en las ciudades o el mercado de las oficinas se hayan visto dañados permanentemente a causa de la pandemia, las estrategias activas de valores inmobiliarios pri-vados deberían ofrecer mejores rentabilidades que las estrategias de mantener y comprar, las cuales arrojan rendimientos reducidos. Segui-mos previendo que las rentabilidades nomina-les de los activos inmobiliarios privados se situarán en una media del 6%–7% al año (en USD), comparadas con la media del 8,5% de las dos últimas décadas.

Decade Ahead

Invertir en «el próximo gran tema»

Pensamos que la próxima década recompensará a quienes inviertan en empresas que usen la tecnología para causar disrupción en otros sectores. Prevemos que «el próximo gran tema» se materializará dentro de los espacios de la tecnología financiera, la tecnología sanitaria y la tecnología verde o bien que la introducción global de la tecnología 5G lo habilitará y acelerará.

Decade Ahead

Invertir en sostenibilidad

La inversión sostenible considera todos los factores sociales y medioambientales relevantes con el fin de mitigar mejor los riesgos e identificar oportunidades. Un mayor énfasis de los gobiernos, las empresas y los consumidores en la sostenibilidad, combinado con un creciente conjunto de oportunidades de inversión, significa que la inversión sostenible es ahora nuestro enfoque preferido para invertir a nivel global.

Decade Ahead

Diversificar en mercados privados

Dado que las rentabilidades de las inversiones tradicionales probablemente sean inferiores en el futuro, las asignaciones a private equity y deuda privada podrían ayudar a mejorar las rentabilidades y diversificar las carteras. Los mercados privados históricamente han registrado rentabilidades superiores a la media después de perturbaciones de los precios y pueden ofrecer a los inversores un acceso único a industrias de crecimiento.

Contáctenos hoy

¿Preparado/a para iniciar una conversación? Esperamos hablar con usted pronto.


En 2020, las decisiones adoptadas en una esfera política tuvieron consecuencias sin precedentes en otras. Las políticas sanitarias y económicas se fusionaron, las autoridades fiscales y monetarias se movieron como una sola y los seres humanos y las máquinas se vieron obligados a acercarse, incluso cuando el distanciamiento social alejó cada vez más a las personas.

Esto es lo que sucedió como resultado:

Por primera vez desde 2009, la economía mundial parece destinada a contraerse y se estima que el PIB se reducirá un 3,8%. Los responsables de las políticas impusieron restricciones de movilidad sin precedentes, en un intento de frenar la propagación de la COVID- 19, pero también aprobaron más de 12 billones de USD en medidas de estímulo fiscal para ayudar a mitigar el impacto sobre las personas y las empresas.

La política monetaria también jugó un papel de apoyo, ya que más de 30 de los principales bancos centrales redujeron las tasas de interés y algunos reintrodujeron medidas de relajación cuantitativa.

La política monetaria expansiva colaboró para que se dieran rendimientos mínimos sin precedentes. La rentabilidad de los títulos del Tesoro de EE.UU. a 10 años alcanzó un mínimo histórico en marzo y más de 17 billones de USD en bonos ahora tienen rendimientos negativos. Después de ampliarse a 1.087 p.b. y 373 p.b. por preocupaciones de liquidez y de impagos, los márgenes de la deuda estadounidense de alta rentabilidad y con grado de inversión se estrecharon hasta un nivel inferior a los 500 p.b. y los 130 p.b., respectivamente, gracias a una rápida recuperación.

Hemos sido testigos de mercados históricamente volátiles y del mercado bajista más rápido que se haya registrado. La combinación de estímulos monetarios y fiscales ayudó a mitigar la conmoción inicial de la pandemia y condujo a un repunte del mercado sin precedentes. En el momento de redactar este informe, las acciones mundiales habían subido un 6,3% en el año y el S&P 500, un 9,7%, mientras que el Euro Stoxx 50 había caído un 6,8% y el SMI, un 2,4%. Las acciones de crecimiento habían tenido una rentabilidad relativa superior de 29 puntos porcentuales frente a las acciones de valor; las empresas de gran capitalización, de 5 puntos porcentuales frente a las de mediana capitalización; y los valores de corte defensivo de EE.UU., de casi 30 puntos porcentuales frente a los cíclicos.

Los flujos de capital hacia activos refugio favorecieron al dólar estadounidense a mediados de marzo y permitieron que alcanzara niveles máximos de varios años frente al euro. Pero mientras que los bancos centrales de todo el mundo suavizaron sus políticas monetarias a raíz de la crisis, el programa de relajación de la Reserva Federal fue más amplio que el de muchas otras naciones. El índice del dólar estadounidense ahora cotiza un 10% por debajo del máximo de marzo.

Los contratos del crudo WTI cotizaron brevemente en territorio negativo en abril y llegaron a un mínimo de -40 USD /barril cuando los inversores quisieron evitar la entrega física, antes de repuntar más adelante en el año. Por su parte, el oro fue uno de los activos más rentables del año, subiendo brevemente por encima de los 2.000 USD/onza en su punto más alto, cuando las tasas reales cayeron y el USD se depreció.

Los datos de las encuestas indican que los hedge funds cumplieron las expectativas de los inversores en 2020, lo que provocó un renovado interés en la clase de activos. Los gestores mitigaron con éxito el riesgo bajista de marzo/abril y posteriormente aprovecharon las dislocaciones temporales para generar rentabilidades. Sin embargo, el rendimiento de las distintas estrategias varía. Las estrategias más rentables incluyen fondos de tecnología, de atención sanitaria, de renta variable long/short, macro discrecionales y multiestrategia. Por otra parte, los CTA, los créditos estructurados y otros fondos de estrategia event-driven quedaron a la zaga de otras estrategias. A lo largo del año mantuvimos una posición favorable a los activos de riesgo y buscamos oportunidades en el crédito y la renta variable a medida que surgían, dada nuestra opinión de que la política fiscal y monetaria sería suficiente para evitar que la crisis sanitaria y económica se convirtiera en una crisis financiera. También buscamos la exposición a temas estructurales, como la tecnología, la sostenibilidad y la atención sanitaria, que consideramos beneficiarios a largo plazo a medida que hacemos la transición hacia un mundo más endeudado, más local y más digital.

Previsiones para las clases de activos

Materias primas

Materias primas

Materias primas

Spot

Spot

Jun 21

Jun 21

Dic 21

Dic 21

Materias primas

Petróleo Brent (USD/barril)

Spot

44.4

Jun 21

52.0

Dic 21

60.0

Materias primas

Petróleo WTI (USD/barril)

Spot

42.2

Jun 21

50.0

Dic 21

57.0

Materias primas

Oro (USD/onza)

Spot

1,875

Jun 21

1,950

Dic 21

1,850

Materias primas

Plata (USD/onza)

Spot

24.2

Jun 21

25.0

Dic 21

23.0

Materias primas

Cobre (USD/tm)

Spot

6,932

Jun 21

7,000

Dic 21

6,700

 

Divisas

Mercados desarrollados

Mercados desarrollados

Contado

Contado

Jun 21

Jun 21

Dic 21

Dic 21

PPA

PPA

Mercados desarrollados

EURUSD

Contado

1.18

Jun 21

1.21

Dic 21

1.23

PPA

1.29

Mercados desarrollados

USDJPY

Contado

106

Jun 21

105

Dic 21

107

PPA

76

Mercados desarrollados

GBPUSD

Contado

1.32

Jun 21

1.34

Dic 21

1.37

PPA

1.54

Mercados desarrollados

USDCHF

Contado

0.92

Jun 21

0.89

Dic 21

0.89

PPA

0.93

Mercados desarrollados

EURCHF

Contado

1.08

Jun 21

1.09

Dic 21

1.10

PPA

1.19

Mercados desarrollados

EURGBP

Contado

0.89

Jun 21

0.90

Dic 21

0.90

PPA

0.83

Mercados desarrollados

AUDUSD

Contado

0.73

Jun 21

0.75

Dic 21

0.77

PPA

0.66

Mercados desarrollados

USDCAD

Contado

1.31

Jun 21

1.26

Dic 21

1.24

PPA

1.21

Mercados desarrollados

EURSEK

Contado

10.18

Jun 21

10.20

Dic 21

10.10

PPA

9.66

Mercados desarrollados

EURNOK

Contado

10.68

Jun 21

10.40

Dic 21

10.30

PPA

10.83

 

Mercados emergentes

Mercados emergentes

Contado

Contado

Jun 21

Jun 21

Dic 21

Dic 21

Mercados emergentes

USDCNY

Contado

6.6

Jun 21

6.3

Dic 21

6.3

Mercados emergentes

USDIDR

Contado

14,085

Jun 21

13,800

Dic 21

13,800

Mercados emergentes

USDINR

Contado

74.4

Jun 21

71.0

Dic 21

70.0

Mercados emergentes

USDKRW

Contado

1,110

Jun 21

1,100

Dic 21

1,060

Mercados emergentes

USDRUB

Contado

76

Jun 21

65

Dic 21

65

Mercados emergentes

USDTRY

Contado

7.8

Jun 21

7.3

Dic 21

7.9

Mercados emergentes

USDBRL

Contado

5.4

Jun 21

5.0

Dic 21

5.0

Mercados emergentes

USDMXN

Contado

20.6

Jun 21

21.0

Dic 21

21.5

 

Tasas de interés y deuda

Tasas básicas

Tasas básicas

Actual

Actual

2021E

2021E

2022E

2022E

Tasas básicas

USD

Actual

0.13

2021E

0.09

2022E

0.09

Tasas básicas

EUR

Actual

-0.50

2021E

-0.50

2022E

-0.50

Tasas básicas

CHF

Actual

-0.75

2021E

-0.75

2022E

-0.75

Tasas básicas

GBP

Actual

0.10

2021E

0.10

2022E

0.10

Tasas básicas

JPY

Actual

-0.03

2021E

-0.10

2022E

-0.10

 

Rendimientos a 10 años (%)

Rendimientos a 10 años (%)

Contado

Contado

Jun 21

Jun 21

Dic 21

Dic 21

Rendimientos a 10 años (%)

USD

Contado

0.96

Jun 21

0.85

Dic 21

0.90

Rendimientos a 10 años (%)

EUR

Contado

-0.49

Jun 21

-0.40

Dic 21

-0.40

Rendimientos a 10 años (%)

CHF

Contado

-0.43

Jun 21

-0.50

Dic 21

-0.50

Rendimientos a 10 años (%)

GBP

Contado

0.40

Jun 21

0.30

Dic 21

0.40

Rendimientos a 10 años (%)

JPY

Contado

0.05

Jun 21

0.00

Dic 21

0.00

 

Previsiones económicas

América

América

2019 Crecimiento del PIB (%)

2019 Crecimiento del PIB (%)

2020E Crecimiento del PIB (%)

2020E Crecimiento del PIB (%)

2021E Crecimiento del PIB (%)

2021E Crecimiento del PIB (%)

2019 Inflación (%)

2019 Inflación (%)

2020E Inflación (%)

2020E Inflación (%)

2021E Inflación (%)

2021E Inflación (%)

América

EE.UU.

2019 Crecimiento del PIB (%)

2.2

2020E Crecimiento del PIB (%)

-3.6

2021E Crecimiento del PIB (%)

3.6

2019 Inflación (%)

1.8

2020E Inflación (%)

1.2

2021E Inflación (%)

1.1

América

Brasil

2019 Crecimiento del PIB (%)

1.1

2020E Crecimiento del PIB (%)

-4.5

2021E Crecimiento del PIB (%)

3.0

2019 Inflación (%)

3.7

2020E Inflación (%)

3.1

2021E Inflación (%)

4.3

América

Canadá

2019 Crecimiento del PIB (%)

1.6

2020E Crecimiento del PIB (%)

-5.4

2021E Crecimiento del PIB (%)

4.3

2019 Inflación (%)

1.9

2020E Inflación (%)

0.6

2021E Inflación (%)

1.3

 

Europa

Europa

2019 Crecimiento del PIB (%)

2019 Crecimiento del PIB (%)

2020E Crecimiento del PIB (%)

2020E Crecimiento del PIB (%)

2021E Crecimiento del PIB (%)

2021E Crecimiento del PIB (%)

2019 Inflación (%)

2019 Inflación (%)

2020E Inflación (%)

2020E Inflación (%)

2021E Inflación (%)

2021E Inflación (%)

Europa

Zona euro

2019 Crecimiento del PIB (%)

1.3

2020E Crecimiento del PIB (%)

-7.4

2021E Crecimiento del PIB (%)

5.2

2019 Inflación (%)

1.2

2020E Inflación (%)

0.2

2021E Inflación (%)

1.0

Europa

– Alemania

2019 Crecimiento del PIB (%)

0.6

2020E Crecimiento del PIB (%)

-5.8

2021E Crecimiento del PIB (%)

4.1

2019 Inflación (%)

1.4

2020E Inflación (%)

0.4

2021E Inflación (%)

1.0

Europa

– Francia

2019 Crecimiento del PIB (%)

1.5

2020E Crecimiento del PIB (%)

-9.6

2021E Crecimiento del PIB (%)

6.8

2019 Inflación (%)

1.3

2020E Inflación (%)

0.5

2021E Inflación (%)

0.8

Europa

– Italia

2019 Crecimiento del PIB (%)

0.3

2020E Crecimiento del PIB (%)

-8.8

2021E Crecimiento del PIB (%)

5.8

2019 Inflación (%)

0.6

2020E Inflación (%)

-0.2

2021E Inflación (%)

0.3

Europa

– España

2019 Crecimiento del PIB (%)

2.0

2020E Crecimiento del PIB (%)

-11.4

2021E Crecimiento del PIB (%)

6.0

2019 Inflación (%)

0.8

2020E Inflación (%)

-0.4

2021E Inflación (%)

0.6

Europa

Reino Unido

2019 Crecimiento del PIB (%)

1.3

2020E Crecimiento del PIB (%)

-11.3

2021E Crecimiento del PIB (%)

5.0

2019 Inflación (%)

1.8

2020E Inflación (%)

0.8

2021E Inflación (%)

1.5

Europa

Rusia

2019 Crecimiento del PIB (%)

1.3

2020E Crecimiento del PIB (%)

-3.5

2021E Crecimiento del PIB (%)

2.7

2019 Inflación (%)

4.5

2020E Inflación (%)

3.3

2021E Inflación (%)

3.9

Europa

Suiza

2019 Crecimiento del PIB (%)

1.1

2020E Crecimiento del PIB (%)

-4.5

2021E Crecimiento del PIB (%)

3.2

2019 Inflación (%)

0.4

2020E Inflación (%)

-0.7

2021E Inflación (%)

0.2

 

Asia

Asia

2019 Crecimiento del PIB (%)

2019 Crecimiento del PIB (%)

2020E Crecimiento del PIB (%)

2020E Crecimiento del PIB (%)

2021E Crecimiento del PIB (%)

2021E Crecimiento del PIB (%)

2019 Inflación (%)

2019 Inflación (%)

2020E Inflación (%)

2020E Inflación (%)

2021E Inflación (%)

2021E Inflación (%)

Asia

China

2019 Crecimiento del PIB (%)

6.1

2020E Crecimiento del PIB (%)

2.1

2021E Crecimiento del PIB (%)

7.5

2019 Inflación (%)

2.9

2020E Inflación (%)

2.6

2021E Inflación (%)

1.8

Asia

Japón

2019 Crecimiento del PIB (%)

0.7

2020E Crecimiento del PIB (%)

-5.2

2021E Crecimiento del PIB (%)

3.2

2019 Inflación (%)

0.5

2020E Inflación (%)

0.0

2021E Inflación (%)

-0.1

Asia

India

2019 Crecimiento del PIB (%)

4.2

2020E Crecimiento del PIB (%)

-10.5

2021E Crecimiento del PIB (%)

10.0

2019 Inflación (%)

4.8

2020E Inflación (%)

5.9

2021E Inflación (%)

4.0

Asia

Corea del Sur

2019 Crecimiento del PIB (%)

2.0

2020E Crecimiento del PIB (%)

-2.0

2021E Crecimiento del PIB (%)

4.8

2019 Inflación (%)

0.4

2020E Inflación (%)

0.7

2021E Inflación (%)

1.4

 

Totals

Totals

2019 Crecimiento del PIB (%)

2019 Crecimiento del PIB (%)

2020E Crecimiento del PIB (%)

2020E Crecimiento del PIB (%)

2021E Crecimiento del PIB (%)

2021E Crecimiento del PIB (%)

2019 Inflación (%)

2019 Inflación (%)

2020E Inflación (%)

2020E Inflación (%)

2021E Inflación (%)

2021E Inflación (%)

Totals

Mercados desarrollados

2019 Crecimiento del PIB (%)

1.6

2020E Crecimiento del PIB (%)

-5.4

2021E Crecimiento del PIB (%)

4.2

2019 Inflación (%)

1.4

2020E Inflación (%)

0.7

2021E Inflación (%)

1.0

Totals

Mercados emergentes

2019 Crecimiento del PIB (%)

4.0

2020E Crecimiento del PIB (%)

-2.8

2021E Crecimiento del PIB (%)

6.7

2019 Inflación (%)

4.4

2020E Inflación (%)

4.0

2021E Inflación (%)

3.6

Totals

Mundo

2019 Crecimiento del PIB (%)

3.0

2020E Crecimiento del PIB (%)

-3.8

2021E Crecimiento del PIB (%)

5.6

2019 Inflación (%)

3.1

2020E Inflación (%)

2.6

2021E Inflación (%)

2.5

 

Year Ahead 2021

Much has changed since we published our Year Ahead outlook for 2021 in November, even though our key investment ideas have been broadly playing out. We have therefore updated some of the key messages (in English only). To help guide you through the updates, throughout the page we've marked the specific messages that have been updated (you’ll find these links across the translated pages too). Happy reading!