Estrategias de inversión de los ETFs

Los ETFs son vehículos de inversión cada vez más populares que proporcionan a los inversores oportunidades para cubrir una amplia variedad de sectores. Los ETFs ofrecen una flexibilidad considerable para una cartera de inversión diversificada. Solo con unos pocos ETFs se podría crear una cartera que abarque cerca de la totalidad del mercado de renta variable y una gran parte del mercado de renta fija.

La estrategia del ETF es una inversión a bajo coste. Habitualmente pasiva, los ETFs tienen unos ratios de gastos relativamente bajos, sobre todo cuando invierte en base a un pago único y sin operar de manera recurrente. La eficiencia fiscal y la diversificación son factores clave, como estrategias de inversión flexibles, se pueden adaptar para distintos objetivos. Con una gran variedad de opciones de inversión disponibles para el inversor de los UBS ETFs, merece la pena considerar qué estrategia de ETFs encaja mejor con sus objetivos. Pueden ser, entre otras, a corto, de cobertura o empaquetadas y están diseñadas para la diversidad. Sin el riesgo de exposición a un valor en particular, los ETFs capturan una variedad de mercados de renta variable en general o de tendencias económicas.

Una buena estrategia de ETFs podría ayudar a los inversores a lograr sus objetivos a largo plazo, como aumentar su patrimonio o financiar la jubilación, así como objetivos a más corto plazo, como la búsqueda de ingresos, o como cobertura frente a mercados volátiles. Los inversores más experimentados pueden encontrar nuevas oportunidades de mercado a través de los ETFs en vez de seleccionar bonos individuales, acciones o fondos de inversión.

La asignación de activos consiste en la distribución del capital invertido entre diversas clases de activos (acciones, bonos, inmobiliario, materias primas, etc.) y mercados. En base a la teoría de carteras del economista americano Harry Markowitz, esta estrategia de inversión se basa en la idea de que puede utilizarse para optimizar el riesgo y el rendimiento de la cartera. Dado que las diferentes clases de activos no tienen que moverse necesariamente en paralelo, es decir, que tienen una baja correlación entre ellas, es posible compensar el riesgo de una determinada clase de activo con esta estrategia. Al repartir el capital entre varios mercados y sectores, el riesgo asociado a cada país o sector individual se puede distribuir mejor. Los UBS ETFs ofrecen la oportunidad de implementar esta estrategia con una estructura de costes efectiva.

El enfoque de creador de multimercado permite a los UBS ETFs tener un elevado nivel de liquidez en cualquier momento, tanto en los mercados regulados como en los OTC. Por esta razón, son especialmente adecuados para gestionar la liquidez a corto plazo. Hasta que se toma la decisión final de inversión, los inversores institucionales no solo pueden aprovechar los desarrollos del mercado a corto plazo sino que además pueden hacerlo con transacciones a bajo coste y sin tener que cambiar la estructura de su cartera. Si se necesita liquidez, puede liquidarse rápidamente una posición sin una penalización excesiva por la venta de los UBS ETFs.

En un enfoque con una estrategia core / satélite, el capital invertido se divide en una parte central y en pequeñas inversiones individuales (satélites). La mayor parte del capital, la inversión core, se invierte en distintas inversiones ampliamente diversificadas diseñadas para alcanzar un rendimiento estable del mercado con un riesgo bajo y con la menor desviación posible del índice de referencia. Por este motivo, los índices generales o de blue chips son especialmente adecuados para las inversiones core. Los UBS ETFs ofrecen una forma sencilla y a bajo coste de implementar este enfoque. Las partes más pequeñas del capital se invierten de forma flexible en varias inversiones satélite. Las inversiones que mejor encajan con este enfoque son las que tienen potencial para lograr rendimientos superiores a la media, complementando la inversión core. Esto incluye inversiones en regiones específicas (por ejemplo, mercados emergentes), sectores (por ejemplo, infraestructuras), estrategias (por ejemplo, compañías de mediana capitalización) y clases de activos (por ejemplo, materias primas). Dado que se puede operar con ellos en mercados regulados y over-the-counter de una manera efectiva y con una estructura de costes eficiente y que están disponibles para una amplia gama de índices, los UBS ETFs son adecuados tanto para el componente core como pare el componente satélite de una cartera core / satélite.

Los UBS ETFs ofrecen una alternativa interesante para los inversores institucionales que tienen prohibido replicar índices utilizando futuros. Debido a su elevada liquidez y a sus valores menores en comparación con los futuros, los UBS ETFs proporcionan una alternativa flexible y con una estructura de costes efectiva incluso para participaciones pequeñas. Al contrario que para reequilibrar los futuros, no se necesita incurrir en costes roll, ya que los ETFs no tienen límite temporal. De forma similar, al contrario que con los futuros, no se requieren márgenes.

Dada su elevada liquidez, los UBS ETFs también son adecuados para operaciones de arbitraje, donde los inversores institucionales identifican y explotan pequeñas diferencias en los precios motivadas por la oferta y la demanda. Las operaciones de arbitraje ayudan a mantener el equilibrio de esas diferencias de precios y de esta forma aseguran la eficiencia del mercado.