Los expertos de UBS comparten sus conocimientos: estrategias de inversión

Core / satélite: una estrategia a menudo mal entendida

El capital de las carteras construidas utilizando el principio core / satélite se invierte en dos partes: la mayor parte se invierte en una inversión central o core diseñada para obtener los rendimientos del mercado. Por regla general, esto se suele hacer utilizando un índice de renta variable. La inversión core se complementa con varias inversiones más pequeñas (satélites). Estas pueden añadir un mayor riesgo y son seleccionadas de tal manera que el rendimiento de mercado de la inversión core aumente con atractivas oportunidades con rentabilidad superior.

El resultado de esta estructura es de dos tipos: por un lado, los índices de renta variable ampliamente diversificados son especialmente adecuados para la inversión core. Por otra parte, los costes de implementar la inversión core juegan un papel decisivo. Como este enfoque pasivo renuncia a la posibilidad de obtener una rentabilidad mayor que la del mercado desde el principio, es importante capturar este rendimiento en la cartera al menor coste posible. Una amplia diversificación, una alta precisión en el seguimiento y unos bajos costes están entre las fortalezas tradicionales de los fondos cotizados (ETFs), y muchos inversores emplean esta forma de inversión para su inversión core.

Fuentes individuales de rendimiento de la cartera a lo largo del tiempo

Fuentes individuales de rendimiento de la cartera a lo largo del tiempo

La clave: distribución de riesgos optimizada

Algo fundamental para este concepto es, sin embargo, la distribución de los riesgos dentro de la cartera: dado que los componentes pasivos de los activos utilizan la mayor parte del capital invertido, el riesgo de desviarse del índice de referencia definido es prácticamente insignificante para la mayoría de la cartera. Como resultado, la parte de la cartera diseñada para superar la rentabilidad del mercado puede asumir un mayor riesgo sin aumentar significativamente el riesgo total de la cartera.

Esto pone de relieve la fortaleza única del enfoque core / satélite: su fortaleza no radica tanto en la distribución del capital entre varias inversiones sino en la asignación equilibrada del riesgo. El riesgo, es decir, la desviación del retorno total definido, se asigna a aquellos componentes de la cartera diseñados para asegurar una mejor rentabilidad que el mercado mientras al mismo tiempo no se “consume” casi riesgo en la inversión core, que captura la rentabilidad del mercado.

Beneficios sobre la rentabilidad de una estrategia de inversión equilibrada

Incluso asumiendo que la cartera propia de un inversor no es nunca, o casi nunca, reequilibrada activamente, las ponderaciones de las clases de activos individuales cambian a lo largo del tiempo, aunque no haya otra razón que la variación de las rentabilidades entre las clases de activos por las propias fluctuaciones del mercado. Esto conlleva el riesgo de que la composición de la cartera ya no esté alineada con la estrategia original; como resultado, el inversor se encuentra expuesto de repente a un riesgo mayor.

Dado que varios grandes inversores, como los fondos de pensiones o de servicios públicos, deben satisfacer sus demandas de rentabilidad, pero, sin embargo, no pueden desviarse de su estrategia; la cuestión a la que se enfrentan, no sólo ellos sino también los inversores privados, es cómo mantenerse fiel a la estrategia original de la cartera sin tener que reequilibrarla constantemente.

Desequilibrio calendarizado – simple y eficiente

Un concepto que es especialmente fácil de implementar es un reequilibrio de la cartera calendarizado. Al término de un periodo determinado, la cartera se reequilibra volviendo a las ponderaciones deseadas en un principio con independencia de la magnitud de la actual desviación. Lo que hace tan atractivo este concepto es su simplicidad.

Una comparación entre una cartera formada en un 50% acciones y un 50% bonos cuya ponderación se mantiene sin cambios y una cartera idéntica cuya ponderación es reequilibrada una vez al año demuestra que este simple concepto del reequilibrio puede prevenir no solo de cambios significativos en las ponderaciones sino también de un incremento del riesgo como resultado.

Ponderación de la renta variable: comprar y mantener frente a reequilibrar

Cambio en la ponderación de la renta variable en una cartera 50/50 (acciones/bonos) durante el periodo 1925-2012: comprar y mantener frente al reequilibrio anual calendarizado

Sin embargo, este concepto sólo funciona si los costes de reequilibrio no son excesivamente elevados. Dado que el ETF hace posible añadir o eliminar mercados enteros con una sola operación, son especialmente adecuados para implementar el concepto de reequilibrio basado en una sencilla regla.