Productos estructurados

Se trata de un vehículo diseñado a partir de inversiones tradicionales como renta variable, renta fija y opciones, que se materializa en un certificado con una duración desde varios meses hasta varios años. De este modo, podemos combinar las distintas clases de activos hasta conseguir la solución que se adapte exactamente a unas expectativas de mercado específicas, correcciones puntuales en los mercados de renta variable, obtención de rentabilidades en mercados latentes o un encarecimiento significativo del precio del petróleo.

En caso de que se produzca el escenario previsto, los inversores con los productos estructurados optimizan su rentabilidad de una forma eficiente.

UBS distingue cuatro categorías de soluciones estructuradas según el perfil de riesgo:

Protección de capital: Estos productos garantizan un porcentaje mínimo invertido (pudiendo llegar a 100%) del capital invertido que se fija de antemano. Se obtendrá una rentabilidad si el subyacente se comporta de forma favorable al funcionamiento del producto.

Optimización: Proporcionan de forman eficiente cupones atractivos en situaciones concretas de mercado, pudiendo beneficiarse incluso de mercados latentes o incluso bajistas.

Rentabilidad: Su resultado está directamente ligado al comportamiento de un subyacente (índices, valores, etc.) de una manera más eficiente que la inversión por separado en los subyacentes.

Apalancamiento: Obtenemos rentabilidades similiares al subyacente, sin necesidad de desembolsar el coste del mismo, pudiendo aportar una cantidad menor gracias a combinaciones de opciones, financiación, etc.

Más información

Para más información consulte con nuestros asesores en algunas de nuestras oficinas en Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia y La Coruña.